Kakerlak

DSCF2451

 

Ingrid:

He notado que nos hemos estado distanciando más con cada carta mía que llega hacia ti. Creo que en ellas he tratado de expresar mis frustraciones y miedos. Donde  la distancia se acrecienta en las noches, en las mañanas, en los desayunos, en los momentos que tengo tiempo libre en la tropa. Mientras tengo a esta soledad que es muy difícil describírtela; puesto no estoy solo y  casi siempre tengo a un compañero, a un sub oficial o un general rondando por los pasadizos, los patios y te llama y pide que te denigres diariamente frente a él, desearía que me notes más verdadero, más franco.

Ingrid, he decidido mejor el contarte lo que pasa aquí dentro; para que imagines como es donde te recuerdo, dónde es que siento asfixia en las noches recordando días ahora  tenues contigo,  cuando  me calentabas la cama y yo lo hacía con tus   pies.

Por ahora he iniciado con esta carta. Cerca al comedor,  donde he comido apresuradamente  y me he puesto en un rincón alejado de todos para escribir y ponerla en mi camisa y luego enviártela.

 

Ingrid, mi pequeña Íngrid:

Gracias por responderme. Me agrada que estés terminando los últimos cursos de la carrera de traductora. Nunca he servido para los estudios, por eso que elegí de inmediato  enrolarme, venir a la zona más vulnerable de ataques. Sabes Ingrid,  uno tiene esa ridícula intención de buscar en que sentirse importante haciendo algo, quizás cuando no lo halle o se mienta. Ello no será morir por mi patria. Todos lo que han dicho eso que mueran primero…lo sé, volver y hablar sobre cómo me ausente semanas, tus miedos y todos en mi búsqueda. Siento que te he desgarrado mucho ahí dentro, lo siento.

Hoy ha sido lo de siempre. Levantarse al alba o mucho antes, mucho, mucho antes de amanecer. Suele aparecer en  la noche el General Favre,  en su mayoría cuando siente insomnio. Elige alguno de los que ya vamos durmiendo y juega con él toda la noche. Hace que salte hasta casi caer desfallecido, narrarle historias sobre animales salvajes o que cuente por él las ovejitas antes de dormir. Otro general le ha dicho por qué no toma alguna pastilla para su dolencia mientras el responde sobando con los dedos sus grandes bigotes  “para qué, mis pastillas son estos perros”. Eso del insomnio creo que es contagioso. Nos la ha pegado el general.

Cuando lo conocí me pareció algo cómico, hasta que un día fijo sus ojos en mí. Me llamo y pidió que viniese de “cuatro patas”, mandando a todos alejarse me pidió que consiguiera una  barra de chocolate. Eran las ocho de la noche. La única tiene estaba cerrada, de todas formas no tenía dinero. Salí pidiendo un pase a un compañero, casi amigo mío. Caminé angustiado  muy cerca del cuartel y halle un pequeño lugar donde aparte de cigarros, bebidas, habían dulce. Cogí unos con la idea de pedírselas fiadas hasta el fin de semana pero fue más mi ímpetu que cogiéndolas salí disparado. Notaron por el uniforme  de donde venía. Me gritaron ladrón y otras cosas que no recuerdo. La gente de aquí habla un idioma extraño. Cogí caramelos de limón, varios chocolates (uno nunca sabe cuándo vuelva ha antojársele) y fui a su habitación. Se lo entregue y  lo único que me dijo fue  si había salido la luna. Respondiendo que no sabía y me pidió que estuviera más alerta y que me fuera a dormir. Muy raro.

Te extraño mucho. Te recordé mirando a la luna que si había salido.

 

Ingrid, cabeza ausente:

Me agrada saber que ha caído la lluvia. Te imagino mojada en ella y las fibras de tus cabellos unidos a tu rostro, tus ojos como antorchas  posarse en mi barba húmeda. Eran otros tiempos.

El general Favre ha encontrado una cucaracha en este extraño lugar de clima seco y de pulcra limpieza. Lo ha adoptado como su mascota. Como la mascota de todo el pabellón. La lleva siempre en una caja de fósforos. La muestra a cualquier soldado que se le aparece, a veces pide que la acaricie o que la pose en su mano. Hay de aquel que permita que vuele o se le escape. No se sí vuelan, nunca fue mi intención saber muchos de ellos, la única relación  con ellas fue  mi zapato y su cuerpos aplastados. Se llama Betty. Es muy marrón. Cuando la vi por primera vez  el sol la hacía quedarse quitita en la caja. El General piensa que ella es nuestra mejor carta contra los enemigos que andan ya cerca de nuestra zona. No sé qué coman las cucarachas, especialmente Betty  que  por ahora es de rango superior a todos nosotros.

Saludos a Emmy, recuérdale lo mucho que extraño sus pastelillos de zanahoria.

Espero soñar contigo.

Abrazos.

 

Ingrid, pequeña Ingrid:

Gracias por responderme la anterior carta.

Con que Cafard, Kakerlak y Roach. Me quedo con Kakerlak, me remite a Caca. Siempre he sentido que son demasiado sucias. Cuando el general la muestra la miro muy de lejos, no sé cómo pueden tocarla algunos. Ayer el general la delego a  Rolando.  Se ha quedado durmiendo con él, previo encargo de que si le pasaba algo sería el primero de ir a las fronteras enemigas.

Todos estamos tensos por ello y por qué ayer en la noche escuchamos unos lejanos sonidos de  explosiones. Sabemos que están muy cerca y que uno u otro será delegado para salir a dar testimonio de su avance. Nadie sabe el día pero será pronto cuando veamos al enemigo.

Te remito una fotografía del grupo de compañeros. El más próximo a la bandera, ese soy yo. Se me ha tostado más la piel y siempre ando rasurado. El verde no es mi color, no me asienta bien.

Logré forzar mi sueño contigo. Fue agradable tenerte aunque sea ahí.

Besos.

 

Ingrid:

Fui escogido para cuidar de Betty. No sabes que repulsión tuve, incluso suponiendo que  nos separaba la cajita de fósforos. No sabes  cómo tuve que aguantar  el querer vomitar.  Conseguí una pequeña bolsa y con ella la supuse más distante. La he tenido guardada en mi bolsillo. Al anochecer después de la cena en general mandó llamarme. Quería ver a Betty. Saqué la bolsa  y la mostré. Cuando la vio la saco con cuidado, descubriendo su quietud extraordinaria. Muerta como estaba, supongo yo que sin aire y asfixiada o de viejita. Qué se yo cuanto viven esas porquerías. El general quedo en silencio. Dijo casi como un susurro mi nombre,  pidió alistarme para el funeral. Pregunté “¿funeral?” Casi turbado, de un grito estentóreo me dijo  que alistara el funeral de Betty y que avisara a todos.

Llame a la tropa, muchos creo pensaban reír pero a decir verdad nadie podía hacerlo. Existía más nerviosismo en saber que los enemigos se acercaban más, que hacer la pantomima de un funeral  que a casi nadie interesaba. Es así que como una representamos  el funeral de Betty, de  la kakerlak. A las diez de la noche nos hemos formado, nos hemos vestido adecuadamente, incluso se tomó el tiempo el general de revisarnos el brillo de las botas.  Pidió que alguien hiciese el sonido de la corneta, el sonido funerario militar y en una caja de fósforos pintada de negro puso a Betty  e hizo a un compañero ponerse las ropas del capellán. El pobre soldado que nada sabe de estos asuntos supongo que puso a recordar todos los entierros  en los que ha estado. Lo hizo muy bien a pesar que excedo en utilizar los amenes. Así la kakerlak,  fue enterrada con los más grandes honores. Luego de ello el general nos ha anunciando que con la muerte de Betty se acababa la suerte y que  dentro de dos días  daría la lista de inspección al poblado donde se supone ya están los enemigos.

En sí creo que lo que vimos fue nuestros futuros entierro. Algo de psicológico tiene ese  estúpido general.

Trataré de seguir escribiendo.

Te siento muy dentro de mí.

 

Ingrid:

Estaba claro que  he sido elegido para ser integrante de la primera cuadrilla de inspección. Luego de lo de Betty eso era obvio.

Te añado una foto mía. Mira que estoy sonriendo, algo muy extraño en mí.

No me voy a despedir.

Perdóname por todo.

Te amo.

Ernst.

 

Riux Naej.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s